Imprimir esta página

ADITIVO DE FUEL-OIL Y GAS-OIL

  • Evita sedimentaciones mediante su acción dispersiva.
  • Impide la obstrucción de tamices y filtros.
  • Debido a los inhibidores que contiene, protege los equipos contra la corrosión.
  • Mantiene en óptimas condiciones de limpieza depósitos, bombas, conducciones, inyectores y quemadores.
  • Aumenta el rendimiento térmico disminuyendo los costos de mantenimiento.
  • Reduce al mínimo la salida de humos.

Se producte una elevada reducción de lodos, lo que lleva a la reducción de la posible aparición de bacterias, las cuales causan graves mermas en el combustible.


FOIL está formulado con aditivos dispersantes, inhibidores de corrosión y aceite mineral.

Según las siempre estrictas especificaciones militares, muchos de los combustibles utilizados por los ejércitos deben cumplir en cuanto a efectos anticorrosivos. Nuestro aditivo FOIL cumple estas especificaciones, además de aportar otras características interesantes tales como ser un buen agente dispersante de humedad y lodos asfálticos que siempre acompañan a los destilados del petróleo.

Las partículas de hidrocarburos y fracciones azufradas, procedentes de los barros asfálticos, se van depositando en los inyectores. Esto se traduce en una nebulización incorrecta del combustible y por lo tanto queda disminuido el contacto esencial con el oxígeno en la cámara de combustión.

Aunque los combustibles en origen están exentos de humedad, durante su almacenamiento, los cambios de temperatura producen condensaciones de agua, que junto con el oxígeno atmosférico ayudan a la formación de corrosiones. Aquí cumplen su cometido los agentes dispersantes que mezclan humedad, partículas en suspensión y lodos asfálticos, que pasan directamente a la cámara de combustión sin dejar las secuelas antes mencionadas, aumentando la potencia calorífica.

Estas características se traducen en un aumento de la vida media de los equipos, una disminución de los costos de mantenimiento, una combustión más completa con una disminución de humos y, por lo tanto, con un mayor rendimiento térmico sin dejar obstrucciones en quemadores, inyectores y filtros.

Gracias a estos beneficios se reduce la posibilidad de la aparición de bacterias, siempre que se lleve a cabo una estricta pauta de tratamiento con FOIL. Al reducir la cantidad de inquemados, carbonilla y lodos, se va eliminando el “caldo de cultivo” de las bacterias. Siempre ayuda la realización de una limpieza a fondo de las instalaciones (sin combustible) antes de utilizar el producto.


FOIL puede ser utilizado en todo tipo de instalaciones en las que se utilicen como carburantes el fuel-oil y el gas-oil: edificios, centros oficiales, industria pesada, marina mercante, marina de guerra, cerámica, fábricas de cemento, centrales lecheras, panaderías industriales, conserveras, sistemas de calefacción, hornos, etc.


  • Dosis de tratamiento inicial: 1 l. de FOIL por cada 2.500 l. de combustible  durante los tres primeros suministros.
  •  Dosis de mantenimiento: 1 l. de FOIL por cada 5.000 l. combustible

Siempre que sea posible, es conveniente adicionar este fabricado antes que el fuel-oil o el gas-oil.

Productos relacionados (por etiqueta)