Imprimir esta página

PREVENTIVO DE HUMEDAD PARA SUPERFICIES DE OBRAS SECAS

Formado por una disolución de polímeros reactivos siliconados, que reticulan por acción de la humedad ambiente mediante reacciones de polimerización en el interior de los poros del material.

Elevado poder hidrofugante y fácil aplicación.

Permite la transpiración al vapor de agua.

Espectacular efecto perlante.


Son innumerables las pérdidas económicas que se producen por la restauración de edificios dañados por el agua. Es por ello necesario contar con medios de prevención que salgan al paso de este tipo de problemas a fin de alargar la vida de las edificaciones históricas y monumentos sin perder de vista los daños que el agua ocasiona a nuestra edificación doméstica.

Los repelentes de agua para la construcción a base de silicona juegan un papel importante para el tratamiento y protección de las edificaciones. Imparten excelente repelencia al agua sin afectar la capacidad de transpiración de los materiales tratados permitiendo la permeabilidad al vapor. Son por otra parte muy interesantes debido a su gran estabilidad química. Esto les hace extraordinariamente perdurables en el tiempo.

Cuando los materiales de construcción absorben agua, cambian sus propiedades, y en casos extremos son destruidos. Como ejemplos típicos nocivos debidos a la humedad, podemos mencionar los cambios en el aislamiento térmico, los daños causados por el hielo que actúa a modo de cuña, y la aparición de eflorescencias.

Los materiales minerales en construcción absorben agua a través de sus poros y capilares. Los mecanismos más importantes de absorción de agua son:

 

  • Absorción capilar de agua.
  • Absorción de agua a través de filtración e Inundación.
  • Absorción higroscópica del agua a través de condensación capilar.
  • Absorción a través de condensación.
  • Absorción de agua a través de condensación.

Los daños resultantes a las edificaciones pueden ser divididos en los siguientes grupos: destrucción física y corrosión mecánica, daños por heladas, daños causados por las sales, destrucción química mediante corrosión, corrosión biológica, pérdida de aislamiento térmico debido a la humedad.


Prevención del daño a las edificaciones:

La prevención se alcanza por el tratamiento de las superficies de estos materiales, que en muchos casos es suficiente para reducir la absorción de agua. La absorción de agua puede ser reducida mediante la aplicación de una sustancia formadora de un film sobre la superficie (XL, MASQUE, BRIKELAST FACHADAS, BLACKPAINT, ECO-BLACKPAINT) o mediante la utilización de sustancias repelentes del agua que penetran en los poros del material (BROD-79 y BROD-80).


Solución a los problemas de hidrofugación con BROD-80:

BROD-80 es un producto destinado al campo de la construcción con el objeto de hidrofugar las superficies de obra y evitar el paso de humedades. BROD-80 es útil para la hidrofugación de ladrillos, bloques prefabricados, materiales cerámicos.

La hidrofugación de superficies de obra confiere mayor duración a las superficies tratadas y también una disminución de la humedad relativa de locales y almacenes y por tanto disminuye las consecuencias negativas que un exceso de humedad conlleva.

Por otra parte, la hidrofugación de paramentos exteriores aporta un mayor confort a los locales habitados disminuyendo la conductividad térmica de las paredes, lo que incide en una disminución en los gastos de calefacción.

Los materiales tratados siguen conservando sus antiguas propiedades tales como dureza, resistencia a la flexión y comprensión, color, porosidad, etc. En cuanto a la porosidad, el uso de BROD-80 permite el paso del vapor de agua, lo que es indispensable para la transpiración y eliminación de humedades residuales y la formación de eflorescencias.


BROD-80 se emplea para hidrofugar toda clase de superficies y materiales de construcción, como fachadas azotadas por la lluvia, ya sean de hormigón, cemento o materiales cerámicos tales como ladrillo visto, tejas, etc. Estos materiales quedan con sus propiedades decorativas inalteradas.

BROD-80 se utiliza también para aumentar la fortaleza de piedras calizas inconsistentes tales como areniscas o similares a las que la acción de los agentes atmosféricos acaban por destruir.

Su aplicación está también indicada en el tratamiento de otros materiales tales como tejas y suelos cerámicos. Este tratamiento evita la formación de eflorescencias blanquecinas después de los periodos de lluvia, y la formación de hongos en lugares sombríos y húmedos.


El carácter hidrorrepelente de estas resinas conlleva la precaución de que las superficies a tratar deben estar secas y libres de contaminantes (aceites, grasas, polvo, etc.) que impidan la adecuada penetración del producto en el soporte, por lo que antes de aplicar BROD-80, se debe limpiar y secar la superficie a tratar.


BROD-80 se aplicará a brocha, rodillo o pistola hasta saturar la superficie, dejándola completamente mojada. Caso de ser muy porosa, es conveniente una segunda aplicación. La cantidad de producto a utilizar depende de la porosidad del material. Es por ello que recomendamos hacer un ensayo en un área pequeña de la superficie a tratar. Esto revelará si es necesaria la aplicación de una segunda mano de producto y cuanto producto se consumirá en el tratamiento de la superficie.


Experiencias efectuadas en varios tipos de construcción, han demostrado, debido a la gran estabilidad química de los derivados a base de silicona, que las propiedades de baja absorción de agua son mantenidas por periodos largos de tiempo. Así, las superficies exteriores tratadas, después de varios años se conservan prácticamente inalterables en cuanto a la repelencia del agua se refiere.


La limpieza de herramientas se realizará con nuestro disolvente IN-16.

Productos relacionados (por etiqueta)