Tlf: 952329100 - Email: comercial@brikensa.com

  • Previous
  • Next

La dosificación usual del ANTIFREEZE es del 2% sobre el peso del cemento, es decir, en torno a 1 litro de producto por cada saco de cemento de 50 Kg.

A efectos de garantizar un reparto más homogéneo del producto, la forma más conveniente de utilización es mezclarlo previamente con el agua de amasado.

Precauciones especiales para el hormigonado en tiempo de frío según la instrucción EHE vigente:

En general, se suspenderá el hormigonado siempre que se prevea que dentro de las 48 horas siguientes puede descender la temperatura ambiente por debajo de los cero grados centígrados.

En los casos en que, por absoluta necesidad, se hormigone en tiempo de heladas, se adoptarán las medidas necesarias para garantizar que, durante el fraguado y primer endurecimiento del hormigón, no habrán de producirse deterioros locales en los elementos correspondientes, ni mermas permanentes apreciables de las características resistentes del material.

A título puramente indicativo, a continuación se detallan las medidas que pueden adoptarse en casos especiales.
Para Temperaturas ambientes comprendidas entre +5°C y 0°C no se utilizarán materiales helados. A este respecto debe tenerse en cuenta, que no basta con deshacer los montones de áridos congelados para que éstos se deshielen. Se recomienda calentar el agua de amasado y los áridos. El hormigón, después de vertido, deberá protegerse contra la helada.

Entre 0°C y -5°C. Deberán calentarse los áridos y el agua. Como en el caso anterior, es preciso proteger el hormigón después de vertido.

Por debajo de -5°C. se suspenderá el hormigonado, o se realizará la fabricación del hormigón y el hormigonado en un recinto donde pueda calentarse.

Debe de tenerse en cuenta que el peligro de que se hiele el hormigón fresco es tanto mayor cuanto mayor es su contenido en agua. Por ello se recomienda que, en estos casos, la relación agua cemento sea lo más baja posible.


« Anterior 4/4 Siguiente