Tlf: 952329100 - Email: comercial@brikensa.com

Una adecuada preparación de la superficie contribuye a aumentar el tiempo de vida del recubrimiento. Todos los contaminantes (escamas, óxidos, aceites, grasas, soldaduras sueltas, pintura envejecida u otro material extraño) deben ser eliminados, para facilitar el perfecto contacto entre el metal a proteger y el cinc de la pintura. Para la limpieza y preparación de las superficies metálicas se pueden utilizar nuestro desoxidante, desengrasante y fosfatante, FERRIPHOS, y nuestro convertidor de óxidos, MIRAGE.

Las superficies deben estar limpias y secas. Se debe procurar que la superficie se encuentre lo más lisa posible.

Agitar el aerosol unos 2 minutos, cuidando que las bolas mezcladoras que lleva en su interior suenen libremente. Esto garantiza una homogeneidad del producto.

Se obtienen mejores resultados cuando la temperatura de aplicación sobrepasa los 20 ºC. Aplique una capa densa para obtener el espesor adecuado en los puntos concretos. En soldaduras, esquinas y extremos se recomienda aplicar dos veces. No se recomienda su uso en superficies que vayan a estar sumergidas en soluciones ácidas o alcalinas.

Aunque está exenta de plomo, la aplicación se efectuará con buena renovación de aire y con aspiración.


« Anterior 4/4 Siguiente