Imprimir esta página

CLORO POTABILIZADOR DE AGUA

T.A.P.-5 y T.A.P.-300 potabilizan aguas de consumo basándose en la acción antimicrobiana del hipoclorito cálcico.

Esto hace posible que además sea un excelente  agente de saneamiento en una variedad de usos en el tratamiento de alimentos así como usos comerciales, institucionales y residenciales.

Se presenta en pastillas de disolución rápida.


T.A.P.-5 (o T.A.P.-300) es un cloro en forma de pastillas fabricado a base de hipoclorito cálcico de alta pureza destinado a la eliminación de los microorganismos patógenos existentes en aguas estancadas y/o almacenadas y las destinadas a consumo público para su potabilización.

El hipoclorito de calcio es un producto que disuelto en agua se usa como desinfectante general para destruir bacterias, algas, hongos y otros microorganismos mediante el proceso de cloración. La cloración es reconocida y ampliamente aceptada como el método estándar para desinfectar el agua potable y como agente de saneamiento en una variedad de usos en el tratamiento de alimentos así como usos comerciales, institucionales y residenciales.

Número de homologación para productos de tratamientos de agua: clave 31; categoría / actividad: 02/29.


Su utilización se destina a la eliminación de microorganismos patógenos que puedan existir en aguas estancadas y/o almacenadas y aguas destinadas a consumo humano, para su potabilización.

Además, dado el carácter desinfectante del hipoclorito cálcico, nuestros productos T.A.P. son de aplicación para la higienización de superficies y el tratamiento del agua utilizada en:

Usos en la agricultura: Edificios y corrales, plantas de avicultura, patatas cosechadas, batatas cosechadas, setas, celdillas y panales de abejas, frutas cosechadas, vegetales cosechados, semillas, etc.

Usos en la acuicultura: Viveros de peces y crustáceos.

Plantas de bebidas: Cervecerías, plantas de bebidas gaseosas, plantas de sidra, viñedos/plantas de zumos, etc.

Plantas para la preparación de productos alimenticios: Plantas para la preparación de pescado, refinerías de azúcar, fábricas de conservas, industria cárnica, industrias lácteas, etc.

Saneamiento y desinfección institucional, comercial y residencial: Saneamiento de superficies en contacto con alimentos, saneamiento de superficies no porosas sin contacto con alimentos, desinfección general, control del moho, cuartos de baño, techos y revestimientos laterales de asfalto o madera, equipos sanitarios, etc.

Tratamiento de aguas de alcantarillado: Reducción de D.B.O., control de olores, desinfección de las aguas de alcantarilla y del efluente de aguas residuales.

Tratamiento de aguas potables.

En instalaciones de energía solar térmica, la limpieza de las superficies debe realizarse con aguas depuradas, libres de agentes patógeno que pueden dar lugar a verdín, moho, etc., que daría lugar a un menor rendimiento al disminuir la superficie efectiva de absorción de radiación solar. Por ello, T.A.P. es muy útil para realizar un tratamiento de depuración del agua de limpieza.

Si se desea una mayor información acerca de la utilización del cloro en los procesos industriales de desinfección, disponemos de una amplia información en este sentido. (Solicitar folleto “Desinfección con T.A.P.”).


Dosificación diaria: Adicionar una tableta de T.A.P.-5 por cada 3,5 m3 de agua a tratar. Si utilizamos T.A.P.-300, la dosis será una pastilla de 300 g. por cada 150 m3.

Verificar periódicamente el nivel de cloro libre de modo que éste se mantenga entre 0,2 y 0,8 p.p.m.  Nunca se debe exceder de una dosis máxima de 30 mg./litro.

Aparte de la utilización del T.A.P.-5 (o T.A.P.-300) para la potabilización del agua, existen otros usos descritos ampliamente en nuestra información técnica “Desinfección con T.A.P.”.

Productos relacionados (por etiqueta)